La manta de los restos

Que me gustan los grannys no lo puedo negar. Son fáciles y rápidos de hacer, así que imagináos con un ganchillo de 8mm y restos de lanas gruesas. Este «mostrenco» al que aun le salen los hilos (porque yo muy cuidadosa de esconderlos mientras voy haciendo no soy) lo hice en una tarde, empecé sobre las seis y entre parones de cenas, pijamas y rituales nocturnos la terminé (edito y añado, la terminé tal y como está en la foto, aún tengo dos ovillos de lana marrón pululantes por casa esperando a ser añadidos) allá sobre las doce o la una, finiquitando la ronda interminable del último marrón la noche siguiente. No sé que haré con ella, ni dónde la pondré ni si la regalaré. Como manta es poco práctica, tiene esos agujeros tan enormes en los que entra el frío y al ser cuadrada queda un poco rara a los pies de la cama. Acepto sugerencias!

 

 

5 thoughts on “La manta de los restos

  1. Hola,

    a mi me parece super linda! un dia quiero aprender ganchillo y hacer una asi.

    Tal como esta en el sillon, en esta foto, se ve bonita. No te dan ganas de dejarla alli? Decora el sillon y si refresca puedes abrigarte con ella

    saludos

    1. Quizá tienes razón, la verdad que en el sillón ni me lo había planteado al tener dos gatos, un perro y dos niños pero queda bonita sí :)

      Sabiendo como sabes con las agujas el ganchillo te será pan comido y en nada ya estás poniendo en tu blog una así. Un ganchillo grueso y ala! en nada la tienes hecha!

  2. Pingback: La Lista | Tricotoseando
  3. ME-EN-CAN-TA!
    Puede servir para días de entre tiempo que ni tapa ni te deja al descubierto XD
    Como chal para el jardín.
    O puedes coserle detrás una tela de algodón en tono tierra para darle más cubrimiento ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *