El gnomo

El otro día, por casualidad, me topé con un gnomo en facebook.

Al primer vistazo no le hice demasiado caso, pasó como una publicación más pero sin darme apenas cuenta, ya me había creado una necesidad.

NE-CE-SI-TA-BA un gnomo en mi vida (o en su defecto, en mi estantería). 

La idea era hacerlo un pelín más grande que el patrón y usarlo de tope de puerta -realmente- pero al final ha acabado en la estantería haciendo compañía a Misio y al mini kewpie.

Para hacerlo he usado restos que tenía por casa: el cuerpo es la Malabrigo socks a doble hebra que me sobró de los Manly Aran, la cara con los restos del cardigan y el gorro del calcetín del reno amoroso.  Pese a ser grosores parecidos no dejan de ser distintos por tanto los puntos han quedado bastante desiguales pero, por esta vez, considero que le da un aire especial. Me gustan el aire que le dan estas imperfecciones.

 

Por si os animáis aquí os dejo el patrón y la banda sonora ideal para este post :D

6 thoughts on “El gnomo

  1. Me encanta!! es superchulo!! y ten entiendo con lo de las necesidades…en cuanto te das cuenta ya están comprando cosas o buscando restos para hacer algo que hace un par de días ni se te pasaba por la cabeza pero ahora es de vital importancia… :D

  2. Me encantaaaaaa, ¡es súper cuqui! Me estoy imaginando haciendo un montón de ellos para colocarlos bajo el árbol de Navidad (sí, que ya pienso de cara a terminarlos para esa fecha, antes imposible). Creo que en la estantería está muy bien con sus amiguitos :D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *